Te doy la bienvenida a mi página web y a este primer post.

En este post de bienvenida, hablaremos sobre por qué acudir a un psicólogo o psicoterapeuta, en qué te puede ayudar y qué tipo de profesional / terapia se puede adecuar más a tus necesidades.

Me sorprende que a día de hoy aún haya un cierto reparo, entre algunas personas, a la hora de acudir al psicólogo. Un cliente me decía el otro día que no sabía que un psicólogo le podría ayudar simplemente a mejorar su calidad de vida, pensaba que alguien tenía que estar “muy mal de la cabeza” o muy “traumatizado” para acudir a terapia.

En efecto, esta persona no presentaba una psicopatología, simplemente estaba más estresado, irascible e irritable de lo habitual. Sus relaciones personales se estaban viendo algo afectadas. En unas pocas sesiones y con ciertas directrices aprendió a conectar consigo mismo, escucharse y poder estar de nuevo tranquilo aunque las circunstancias exteriores no cambiaran.

Eso es lo que hacemos, mejorar tu calidad de vida para que vuelvas a ser tú de la manera más brillante posible . ¿Por qué pudiendo sentirte en un 10/10 vas a estar en un 6/10? No tienes que conformarte, y al igual que es natural el ir al fisioterapeuta cuando duele la espalda, debería serlo el ir al psicólogo/a cuando no estas en un 10/10 a la hora de sentirte feliz y pleno.

Hay diferentes orientaciones y escuelas, y cada psicoterapeuta es un mundo, pero sin duda, me inclino por los profesionales que aun posicionándose en un campo o técnica concreta (esencial que sean especialistas en algo ) , pueden ayudar con distintas herramientas y métodos a sus clientes. El enfoque integrador es importante y útil, puesto que cada cliente es diferente y con unas necesidades distintas. De ahí que el psicólogo/a que te va a ayudar tenga que saber de diferentes métodos y sobretodo , su estilo se adapte al tuyo y se pueda crear así el vínculo, tan importante en la relación psicoterapeuta-cliente.

Así mismo, una terapia eficaz ha de implementar cambios duraderos en el tiempo, y no debería alargarse mucho en el tiempo. Esto es relativo, pero si se va a terapia para algo específico y tras dos años de terapia seguimos igual con este objetivo, lógicamente algo va mal. Si el cliente siente que depende de su terapeuta, también es mala señal. Nosotros acompañamos y guiamos, pero es el cliente quien toma las riendas de su vida. Cada persona cambia a su ritmo, pero no olvidemos que muchas veces a problemas complicados, puede haber soluciones fáciles, contrastadas científicamente ( que han servido eficazmente con ese tipo de problema) .

Personalmente, me inclino por las terapias de corte breve, las que van a buscar soluciones concretas y a dotar al cliente de herramientas que favorezcan su autonomía y autoconocimiento. Pero no hay que dejar de lado la raíz del problema, sino, será como cortar la mala hierba dejando la raíz. Volverá a crecer de una manera u otra.